¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar un coche de segunda mano?

Quieres comprar un coche usado sin equivocarte. De entrada, esto parece lo más normal del mundo. Pero no se sabe necesariamente a qué elementos hay que prestar atención. ¿Cómo se elige el coche? ¿Qué criterios hay que tener en cuenta y qué preguntas hay que hacer al vendedor? Como novato, incluso como experto, nadie es inmune a perderse algo esencial.

Pero no te preocupes. La lista de cosas que hay que tener en cuenta al comprar un coche usado ya no es el catálogo de terror que era antaño. Mayor fiabilidad, mejores prácticas de fabricación y, por supuesto, enormes mejoras en los registros de bajas del seguro, financiación pendiente e historial de mantenimiento, permiten hacerse una idea del pasado de un coche usado con más facilidad que nunca.

Antes de entrar en detalles, las dos reglas principales que hay que tener en cuenta al comprar un coche usado son: compra con la cabeza y no con el corazón y, en segundo lugar, si algo no te convence, no lo hagas. Hay muchas opciones y posibilidades, así que, si te ruge el estómago, no es necesario que quedes con lo primero que te dicen que es lo más de lo más.

Hemos enumerado todas las preguntas que debes hacerte antes de dar el paso, y que puede ayudarte a tomar una decisión informada. Sigue la guía.

PREGUNTAS PREVIAS A LA COMPRA

¿Qué presupuesto tienes?

Esto parece obvio, pero no olvides que un coche de segunda mano te comprometerá económicamente durante varios años. Es fundamental tener en cuenta tanto el precio de compra del vehículo como todos los gastos adicionales que se derivarán de su uso: combustible, mantenimiento, posibles reparaciones, etc. Recuerda incluir todos estos elementos en la financiación global para definir con precisión tu presupuesto.

¿Qué tipo de coche quieres?

Es probable que estés enamorado de varios coches, pero que en realidad no respondan a lo que realmente quieres. Como en la vida, no basta solo con el amor, y hay que pensar en la convivencia futura. Para evitar invertir en un vehículo que no responda del todo a tus necesidades, recuerda definir claramente los criterios que debe cumplir tu futuro coche antes de iniciar la búsqueda: con qué marcas te identificas, qué tipo de motor quieres (gasolina, diésel, híbrido, etc.), qué tipo de coche quieres (urbano, berlina, SUV, etc.), etc. Son preguntas básicas antes de realizar el paso siguiente.

¿Qué uso le darás?

Antes de elegir, pregúntate qué uso le darás a tu coche usado: ¿viajarás regularmente o de forma ocasional? ¿En qué tipo de carretera? ¿Cuánto tiempo piensas conservarlo? ¿Piensas venderlo después de usarlo? etc.

¿Has hecho una investigación antes de comprar?

Antes de comprar, investiga diferentes modelos y marcas de coches para tener una idea de lo que está disponible en el mercado y lo que puedes esperar pagar. También es importante hacer una revisión de los problemas comunes de cada modelo y marca para evitar problemas futuros.

¿Estás seguro de que es el precio de mercado?

Antes de decidirte, compara el coche que te interesa con otros similares tanto con respecto a la marca como al estado del coche, para asegurarte de que te estás moviendo en el precio del mercado y que no te la están colando.

¿Dónde comprar?

¿Quieres comprar a un particular o a un profesional (concesionario, taller, depósito-venta)? Ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, comprar a un profesional garantiza un nivel de servicio y trazabilidad del vehículo usado. O comprar a un particular puede permitirle negociar un mejor precio, pero no garantiza la calidad ni la facilidad de la operación que ofrece un concesionario. Es importante decidir, pues, a quién le vas a comprar el coche.

Si compras de forma privada, serás responsable de detectar todo lo que viene a partir de ahora. Aunque el vendedor no tiene por qué facilitar mucha información, te corresponde a ti hacer las preguntas adecuadas.

PREGUNTAS DURANTE LA COMPRA

¿Está el coche en buenas condiciones?

Lo primero de todo: ¿se corresponde el vehículo con la descripción del anuncio? ¿y con las fotos? Aunque pueda parecer que esto es una tontería, no es así, de modo que hay que estar atentos a la veracidad.

Hay que asegurarse de que el coche no tenga ninguna enfermedad. Lleva el coche a un mecánico de confianza para que lo revise y te informe de su estado. También puedes revisar el coche tú mismo si sabes hacerlo: presta atención a cosas importantes, como ventanillas, intermitentes, luces y aire acondicionado. Esto te permitirá descartar pequeñas averías que te podrían hacer gastar un dinero precioso una vez adquirido el coche.

También es importante evaluar el kilometraje (algo que puede verificarse fácilmente solicitando un informe a tráfico). Hay pequeñas pistas que pueden ayudar a confirmar la veracidad de lo que te está diciendo el vendedor: el desgaste de volante, el del pomo de la caja de cambios, el de los tiradores de las puertas y el del asiento del conductor. Estas partes del coche pueden dar mucha información sobre el pasado uso del coche.

Haz también una prueba de conducción para evaluar el rendimiento y la comodidad del coche. También es una buena idea llevar a alguien contigo que tenga experiencia en la revisión de coches.

¿Qué pasado tiene el automóvil?

En caso de comprar a un particular, no está de más preguntarle por qué lo vende, lo que puede ser un indicador del estado general del vehículo. Pregunta también si ha tenido uno o varios propietarios, qué tipo de uso se le dio en el pasado (tipos de carretera, frecuencia de los desplazamientos, etc.). También pueden solicitarse los registros de mantenimiento del coche.

En un concesionario esto siempre estará disponible, pero, en el caso de un particular esto no siempre es así. Algunos los mantienen meticulosamente. Otros no. Parece que no, pero el buen trato a los coches también puede deducirse por este tipo de cosas y por la importancia que le dan al buen estado del coche. Mantén una conversación detallada al respecto para tantear el terreno y comprobar si el coche ha sido más o menos mimado.

¿Está toda la documentación en regla?

Pregunta por la documentación del coche: asegúrate de que el coche tenga toda la documentación necesaria, como la ficha técnica y el permiso de circulación. También debes asegurarte de que el coche no tenga deudas pendientes de pago, como multas o impuestos.

Y, sobre todo, asegúrate de transferir el antiguo seguro al nuevo propietario. Si el vendedor, en caso de que sea un particular, no lo hace de forma proactiva, es responsabilidad del comprador hacer la transferencia. Dado que podría haber problemas legales si el seguro del coche no se transfiere a nombre del nuevo propietario y el vehículo se ve involucrado en un accidente u otros infortunios, es un tema de vital importancia.

Estos tres últimos pasos son mucho más sencillos en caso de comprar el coche en un concesionario, pues la información que se proporciona en estos establecimientos es siempre veraz. Asimismo, el proceso de compra es mucho más sencillo, sobre todo en relación con todo lo asociado a la documentación.

Esperamos que estos consejos te ayuden a tomar una decisión informada al comprar un coche de segunda mano. ¡Buena suerte!