10 curiosidades sobre los coches de segunda mano que quizás te sorprenderán

En lo que viene a continuación no encontrarás una guía para la compra eficaz de un coche de segunda mano. Más bien hallarás algo así como un gabinete de curiosidades sobre este tipo de coches que, si la información es poder, podría ayudarte a caminar con mayor seguridad por este mercado en crecimiento. O, por qué no, a tener algo que decir en una conversación amistosa e informal con esos apasionados amigos que tanto saben de coches.

Y aquí arrojamos el primer dato curioso sobre coches de segunda mano que sorprende a muchos: ¿sabías que el mercado de coches de segunda mano eclipsa al de coches nuevos? Sin ir más lejos, en España se venden 2,3 coches usados por cada ejemplar nuevo, aunque se vea mucha más publicidad destinada a los de primera mano.

Veamos otros datos poco conocidos, pero no menos interesantes.

  • ¡Ahora sí que puedo! Los vehículos de segunda mano más deseados son aquellos cuya venta de primera mano está por encima de la media. En otras palabras, aquel coche que uno no puede permitirse porque es de una marca de alta gama, porque está muy bien equipado o porque tiene detallitos adicionales que lo encarecen.

Por ejemplo, con datos del 2021 en mano, el coche de segunda mano más vendido fue el Volkswagen Golf clásico. Este lleva en el mercado nada más y nada menos que desde el año 1974. Si pudiera hablar, seguro que diría: “¡Yo también fui último modelo!”. Su precio cuando se compra nuevo supera las posibilidades de algunos. Pues bien, muchos recuperan la ilusión perdida a través del mercado de segunda mano.

  • Plata, un color “seguro” y agradecido. Pocas veces lo verás: la plata en el mercado de coches de segunda mano está por delante del oro. El color plata es, de hecho, la joya de la corona. Al parecer, está relacionado con el hecho de que se considera un color seguro, porque se ha demostrado que favorece la visibilidad del coche en carretera. >

Además, es un color «sufrido», como el de aquellos suelos de casa que no hay que fregar cada día. Esconde bastante bien las pequeñas rayitas o esa inoportuna capa de polvo que nos recuerda que deberíamos pasar por el tren de lavado. Lo estás pensando: un buen color para perezosos.

  1. Dominio del Diesel. Si bien la presencia de coches eléctricos va aumentando sin prisa, pero sin pausa, el Diesel sigue dominando el mercado, seguido de cerca en la carrera por el coche de gasolina.
  2. El cambio automático se une a la fiesta (sin ánimo de espantar a los amantes del automovilismo tradicional). Por supuesto todavía se venden más vehículos con cambio manual, pero el reparto ya es muy diferente al de hace una o dos décadas. La venta de coches usados de «dos pedales» ha ido aumentando porque se ha mejorado su funcionamiento, son más eficientes y la diferencia de precio respecto a un manual ha disminuido bastante.
  3. Precios y segmentos de todo tipo. Hay coches de segunda mano para todos los gustos y para todos los bolsillos. Así, no hay un público «uniforme» en este sentido.

Puede haber coleccionistas que deseen un coche cuanto más antiguo mejor (ya lo decía la actriz australiana Peta Wilson: “no compro abrigos de piel ni joyas. Tengo coches viejos), familias que quieran un coche de segunda mano solo para cuestiones prácticas, y amantes del motor que busquen la oportunidad perfecta para comprar un coche de alta gama puesto a la venta. Así, puede haber coches por 2.000 euros y puede haberlos por 60.000 e incluso más. De todo hay en la viña del señor.

  • El truco del cuentakilómetros. Lamentándolo mucho, sigue siendo una realidad. Aún hay personas que se dedican a poner a la venta vehículos de segunda mano con el kilometraje manipulado a la baja para incrementar su valor en el mercado.

Y aquí sí, un consejo que por más dicho no deja de ser válido: no te compliques la vida y asegúrate de que puedes fiarte de quien te está vendiendo el coche. Los concesionarios oficiales son siempre garantía de honestidad en este sentido. Estos establecimientos disponen siempre de períodos de garantía y se encargan de revisar los vehículos antes de ponerlos a la venta. Sin duda, aportan una mayor tranquilidad y seguridad. Y recuerda siempre la premisa: ¡nadie vende duros a cuatro pesetas!

  • Los kilómetros no lo son todo. En los coches más que en cualquier otra cosa, la belleza está en el interior. Y como muchas personas mayores que conservan un espíritu joven y un estado de salud envidiable, un sinfín de coches con muchos kilómetros recorridos se conservan aún en buena forma.

Y puede ser por muchos motivos: porque su anterior propietario lo ha mimado, porque no ha sufrido el estrés urbano de innumerables detenciones y acelerones, o porque ha tenido que someterse a pocas reparaciones. Así pues, los kilómetros son en realidad menos importantes que el libro de revisiones y el historial de mantenimiento del coche, que lo que en realidad te dará pistas sobre los cuidados recibidos a lo largo de su vida.

  1. Menos impuestos. Ni el 21% de IVA ni el impuesto de matriculación. En el proceso de compra de un coche de segunda mano solo tienes que abonar el denominado Impuesto de Transmisiones y el cargo para realizar el cambio de titularidad en la Dirección General de Tráfico.
  2. Múltiples manos. Se dice que de media tres personas serán propietarias de un coche a lo largo de su vida. Así, es probable que en el volante del coche del que te has enamorado haya pasado por las manos de, como mínimo, una o dos personas más. Todos tenemos un pasado.
  3. Adiós a los defectos de fabricación. Durante los 3 o 4 primeros años de vida de un coche es cuando suelen aparecer los mínimos, pero posibles, defectos de fabricación. Así pues, lo más habitual es que los vehículos de segunda mano, que suelen ser más maduritos, te ahorren posibles problemas de este tipo.

Los coches de segunda mano son sin duda una oportunidad de oro para conseguir un buen coche a buen precio. Pero es importante saber cómo, tener toda la información posible en la mano y, sobre todo, hacerlo con alguien de confianza. Y recuerda que, como decía Luis Buñuel, “la edad es algo que no importa, a menos que sea usted un queso”.